Saber para entender por qué no se consigue ese alimento

Los venezolanos deben invertir horas, y generalmente más dinero de lo previsto, para adquirir los productos de la cesta básica. El problema no solo se presenta con los productos manufacturados también con los provenientes del campo. Informaciones contradictorias justifican el alza de precios y la escasez. Personeros del gobierno reiteradamente responsabilizan al sector productivo privado y estos aducen estar atados de manos como consecuencia de políticas públicas erradas.

Como pólvora rodó por las redes sociales el trabajo que hizo la colega periodista Dulce María Rodríguez, para el diario El Nacional, donde con números y estadísticas nos ofrece un panorama de la responsabilidad del gobierno en la actual situación de desabastecimiento de productos alimenticios.

Con el título “Gobierno tiene 293 empresas de alimentos, pero no ha podido frenar la escasez” circuló la nota aparecida el pasado 13 de julio. La investigación, en la que Rodríguez entrevistó a analistas y voceros del sector se muestran las contradicciones que se viven en el sector alimentario.

La cifra la obtiene la periodista al revisar una reciente normativa (Gaceta Oficial 40690) que da cuenta de la creación de la Corporación Venezolana de Alimentos y la Corporación de Abastecimiento y Servicios Agrícolas. Estos organismos tendrán bajo su responsabilidad 14 conglomerados, que coordinarán las 293 empresas estatales “en aras de garantizar la seguridad y soberanía alimentaría del país” … “como un nuevo esquema productivo contra prácticas como el acaparamiento y la especulación”.

La Corporación Venezolana de Alimentos administrará 110 empresas agrupadas en 6 conglomerados: aceite y grasas (9), arroz (17), cárnico (29), avícola (8), pesca (38), y alimento balanceado para animales (9). Y la Corporación de Abastecimiento y Servicios Agrícolas dirigirá 183 compañías en 8 conglomerados que aglutinan: lácteos, musáceos y frutícola (45), silos (40), transporte (6), centros de acopio y frío (36), empaquetadoras y empaques (18), harina de maíz (15), CORPOPDMercal y un conglomerado mixto (10).

En la nota de El Nacional se reproduce la opinión de Aquiles Hopkings, vicepresidente de Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios (Fedeagro). “El único camino para combatir la escasez de alimentos que tiene el gobierno es incrementar la producción nacional, más que enfocarse en ordenar y organizar las empresas a su cargo”. “Deben devolverle a los privados su espacio y el Estado dedicarse a promover políticas de incentivo para que las empresas privadas puedan incrementar su producción, proveerle las materias primas, repuestos y establecer reglas claras”.

El impresionante listado obliga a reflexionar sobre la necesaria concertación entre aparato productivo público y privado. El ciudadano de a pie lleva las de perder por encontrarse totalmente desinformado. Usando el monopolio de medios, el gobierno busca desviar la responsabilidad del desabastecimiento en los insumos de la cesta básica hacia el sector privado venezolano. El ruido en la información, producto de declaraciones irresponsables, reproducidas en los numerosos medios que maneja el gobierno, hace que la mayoría de los consumidores desconozca las verdaderas razones de la escasez. Situación que los obliga a invertir interminables horas en una cola para adquirir los productos de la cesta básica, el día que el gobierno le asignó para hacerlo.

Esa misma semana, el productor radial César Miguel Rondón (Radio Éxitos FM) entrevistó, en su espacio diario matutino, a Antonio Pestana, presidente de Fedeagro,  quien a lo largo de la conversación hizo estas tres afirmaciones: “La crisis alimentaria que estamos viviendo se debe a la escasez de insumos para producir venezolano.”. “Al condenarse al empresario también se condena al consumidor”. “La disminución de la producción nacional es producto de políticas públicas erradas.”

Como ejemplo de los difíciles momentos que vive el agro venezolano Pestana menciona la producción de arroz. “Nosotros sembramos 230 mil hectáreas en 2014, y este año escasamente serán 140 mil hectáreas, son 500 millones de kilos de arroz que dejarán de salir de los campos venezolanos. Hay una gran cantidad de agricultores del arroz que lo que hicieron fue desmantelar sus pozos de riego – porque el arroz depende del riego- por el robo de transformadores, el robo de motores. Nos están arrinconando,  corriendo del campo venezolano”. Pestana se refirió también a la situación de los productores de café: “el monopolio en la compra del café le ha hecho mucho daño a un sector que fue exportador por 200 años. Hoy en día produce quinientos mil quintales de los dos millones de quintales que necesitamos para consumir “.

A petición de la audiencia Rondón le solicitó a Pestana que definiera soberanía alimentaria, a lo que respondió: “soberanía alimentaria es que los consumidores venezolanos puedan consumir en sus hogares productos que salgan de tierra venezolana”.

Los medios están siendo usados para desinformar sobre las verdaderas razones de la escasez de alimentos, que como han dicho reiteradamente los representantes de los productores agropecuarios venezolanos no son otras que las erradas políticas públicas, que han contraído el aparato productor nacional. Son limitados los medios masivos para reflexionar sobre la delicada situación y el sector productivo privado cuenta con muy pocos espacios para expresarse.

 

Serenella Rosas Flunger

Comunicadora Social, Miembro de Expresión Libre, Vicepresidenta del IPSP.