La Libertad de Prensa en Venezuela agoniza mientras aumentan las restricciones

LOGO WEB

 

De acuerdo a lo proclamado el año 1993 por Asamblea General de las Naciones Unidas, el 3 de mayo se celebra el Día Mundial de la Libertad de Prensa, una fecha para reconocer el esfuerzo que a diario hacen miles de periodistas en la prensa libre, independiente, pluralista y democrática  en el mundo, para que la población de cada una de sus sociedades esté informada y fluya esa información.

Sin embargo no todos los países del mundo pueden celebrar;  ni medios de comunicación social, ni periodistas pueden celebrar por igual. Según se desprende del Índice de la Libertad de Prensa de Naciones Unidas en el año 2014, los países con “situación difícil” en cuanto a la libertad de prensa en América Latina son México, todos los de Centro América, Colombia y Venezuela.

Esa situación que se consideró “difícil” hace una año para Venezuela en particular, hoy en día, sin duda, podríamos considerarla grave. En un año la situación de la prensa, de los medios de comunicación social y el ejercicio del periodismo han tenido un estancamiento significativo, por lo que en Venezuela no tenemos nada que celebrar, por el contrario, estamos pasando del estancamiento a la desaparición de medios libres e independientes, que permita el ejercicio libre y democrático.

La falta de “Libertad de Prensa” en nuestro país es de larga data,  por lo menos desde el inicio del segundo gobierno socialista del fallecido Hugo Rafael Chávez F., en el año 2006, que impulsó la llamada “Hegemonía Comunicacional”, lo que llevó a que el gobierno nacional, además de cerrar televisoras y emisoras radiales, asumiera para él estaciones de radio en algunos casos, pero también creara periódicos que obedecieran a los intereses de esa “revolución socialista”.

A medida que el régimen socialista avanza, la libertad de prensa disminuye, por lo menos así lo hemos podido observar en los últimos dos años a través de distintos mecanismos que han permitido al gobierno presionar tanto a medios de comunicación como a periodistas. Entre esos mecanismos podríamos mencionar la falta de acceso a las fuentes informativas del sector oficial, limitación que afecta por igual a todos los medios de comunicación privados.

Sin embargo, el más reciente mecanismo es el control de las divisas para la adquisición de insumos para los periódicos donde se incluye desde papel hasta tinta, lo que ha afectado la periodicidad, el tiraje y hasta el formato.

Entre esos casos figura el periódico Tal Cual, sobre el cual pesan diversas demandas y multas por parte del gobierno nacional. Este periódico pasó de ser un  diario en papel,  a semanario y a tener su versión diaria solo en Internet. El otro caso es el diario de la provincia Correo del Caroní, que pasó de tener un formato estándar a tabloide. También se agregan los periódicos como el diario El Nacional, El Carabobeño y El Siglo, en situación crítica por falta de papel, pues el gobierno nacional se niega a entregar los dólares necesarios para adquirir el insumo.

En algunos casos el gobierno no se limita a restringir las divisas para la compra del papel periódico, sino que también presiona y amedrenta a los medios de comunicación mediante demandas como la más reciente amenaza que hizo el segundo hombre del chavismo y presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, contra los medios El Nacional, Tal Cual y el portal La Patilla por reproducir una información publicada en el periódico ABC de España, donde se revela una información suministrada por el ex guardaespalda de Hugo Chávez, Leamsy Salazar  el cual afirmó que “Diosdado Cabello es el cabecilla del cártel de los Soles y por lo tanto operador del narcoestado en el que Chávez convirtió a Venezuela”.

daliage@gmail.com

Dalia Gutiérrez, periodista independiente

Miembro de Expresión Libre